Cremas Hidratantes Para Piel Grasa

Favor de Compartir
  • 1
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

 

La piel grasa necesita cuidados especiales para mantenerla hidratada, saludable y con buena apariencia. Las cremas hidratantes para piel grasa son imprescindibles en una rutina diaria dirigida a conservarla libre de daños y evitar su envejecimiento prematuro.

En este artículo conocerás cuáles son las características de la piel grasa deshidratada. Aprenderás la importancia del equilibrio entre grasa y agua, y cuáles cremas hidratantes para piel grasa son las más adecuadas para el rostro y el cuerpo. Además, te enseñaremos cómo elaborar en casa tu propia crema hidratante para la cara.

cremas hidratantes para piel seca

Características de la piel grasa

La piel grasa puede tener su origen en factores hereditarios, en desequilibrios hormonales, o en factores ambientales como el estrés, una alimentación poco saludable o la contaminación ambiental.

En su apariencia, la piel grasa deshidratada se caracteriza por poros abiertos y visibles, exceso de brillo, y tendencia a la descamación e irritación. Es opaca, seca y áspera al tacto, y es propensa a sufrir de puntos negros y espinillas, y a la aparición de manchas. Aunque es un tipo de piel resistente, es inevitable que los efectos de la deshidratación favorezcan la aparición de líneas de expresión. La zona alrededor de los ojos y el borde las mejillas son las más vulnerables a las arrugas.

Si la piel grasosa está deshidratada, las glándulas sebáceas aumentarán su producción como una forma de compensar la falta de agua. A menor hidratación, mayor grasa y más efectos dañinos como los brotes de acné. De ahí que sea vital la limpieza e hidratación correctas para mantener el equilibrio de la capa hidrolipídica que protege la piel.

Un error que solemos cometer es tratar de controlar el exceso de grasa con el uso de limpiadores y exfoliantes excesivamente astringentes. La consecuencia es que la piel se reseca y deshidrata aún más porque estos productos eliminan los óleos naturales del rostro y del cuerpo. La capa hidrolipídica se deteriora, pierde el equilibrio entre los elementos sebosos y acuosos y por tanto la capacidad de proteger la piel.

Lo más aconsejable es el uso de cremas hidratantes específicas para piel grasa que junto con la higiene apropiada mantendrán tu piel saludable.

Cremas hidratantes para el rostro

Para recuperar la pérdida de agua de la piel grasosa de tu rostro, escoge una crema hidratante con propiedades indicadas para este tipo de piel. Al mismo tiempo, mantén una rutina constante de limpieza de tu cara.

¿Cuáles son las propiedades que debes buscar en las cremas hidratantes para la piel grasa de tu rostro?

La elección es crucial para no empeorar la situación produciendo más sebo. Fíjate que sea una crema que contenga más proporción de agua que de aceite. Incluso los productos que se presentan como oil free tienen en su composición mezclas de aceite y agua. Por lo tanto, solo observar con atención la etiqueta y evaluar las proporciones, te dirá cuál es la crema más adecuada.

La textura fluida, tipo gel, caracteriza a la mayoría de las cremas hidratantes para piel grasa con elementos acuosos como base principal de su composición. Se absorben con facilidad, son suaves y no dejan brillo en el rostro.

Presta atención a que el producto contenga elementos antisépticos, humectantes y astringentes. Los antisépticos ayudan a desinfectar tu piel, los humectantes retienen la humedad, y los astringentes contribuyen a controlar la secreción sebácea. Dentro de la gama de cremas hidratantes para piel grasa, existen productos indicados específicamente para tratar algunos de los problemas que padece el rostro grasoso.

  • Si en tu cara predominan los poros muy abiertos, escoge una crema que antiporos dilatados y que controle el brillo de la zona T (frente, nariz, mentón). Otras propiedades deseadas son la capacidad de la crema para proporcionar suavidad y elasticidad al rostro.
  • Si padeces descamación e irritación en tu cara, selecciona una crema hidratante para piel grasa indicada especialmente para pieles sensibles.
  • Si la piel de tu cara sufre de acné, opta por cremas hidratantes para piel grasa que contengan ingredientes antiinflamatorios y exfoliantes. Si es regeneradora, mucho mejor porque te ayuda a restaurar las marcas y manchas que deja el acné.
  • Para una piel grasa propensa a sufrir de manchas, se aconseja el uso de una crema hidratante con factor de protección solar.
  • Una crema hidratante para piel grasa con antioxidantes contribuye a atenuar las líneas de expresión si ya eres mayor de cuarenta años.

Una vez escogida la crema facial hidratante, recuerda que debes combinar su uso con la limpieza diaria de tu cara. El efecto de la crema se potencia con una limpieza profunda que libere a los poros de suciedad e impurezas.

Se recomienda lavar la cara dos veces al día, en la mañana y en la noche. No conviene hacerlo más de dos veces, ni tampoco dos veces seguidas, porque pierde los aceites naturales y se produce más deshidratación.

Aplica la crema hidratante una sola vez al día y hazlo por la noche. El descanso del sueño favorece la recuperación del organismo, por lo que es ideal aprovecharlo para restaurar tu piel.

Crema hidratante casera para la cara

Si tienes dudas sobre el uso de productos comerciales o simplemente quieres ahorrar, puedes preparar en casa tu propia crema hidratante para la cara.

cremas hidratantes para el rostro

Esta opción te permite controlar la composición de la crema al emplear ingredientes naturales escogidos por ti y usarlos en la cantidad que desees. Preparar una cantidad pequeña que sirva como prueba te permite hacer los ajustes necesarios en los ingredientes, según la reacción de tu piel.

Como ingrediente principal en una receta casera de crema hidratante para piel grasa, puedes emplear miel. Es un producto con propiedades hidratantes y regeneradoras ideales para el cutis. Mezcla una cucharada de miel con dos cucharadas de agua tibia y luego añade cuatro cucharadas de glicerina. El resultado es una crema de textura suave.

Otra receta fácil de elaborar lleva gel de aloe vera y aceite de almendra dulce, óleo muy ligero ideal para piel grasa. Se mezclan dos cucharaditas de gel de aloe vera con unas gotas de aceite de almendra dulce. Puedes utilizar aloe vera natural, obtenido directamente de la penca de la planta, pero ten cuidado de no salir al sol porque se podría manchar tu piel. Usa la crema solo por la noche y lava bien tu rostro al despertar.

Cremas hidratantes para el cuerpo

Las cremas hidratantes para piel grasa indicadas para el cuerpo se caracterizan por la facilidad con la que son absorbidas por la piel. Si puedes probarla, mucho mejor, fíjate que no deje brillo ni sientas la piel untuosa.

A la hora de escoger la crema hidratante corporal, guíate por su olor, pero, más importante todavía, por su composición. Ingredientes como vitamina E, vitamina C y omega 3 contribuyen a proporcionar mayor hidratación. Observa también que la crema contenga elementos que restauren y fortalezcan la capa hidrolipídica para que pueda proteger tu piel al máximo.

Otras de las propiedades que debes buscar en una crema hidratante corporal es que mantenga la suavidad e hidratación de tu piel durante todo el día.

Lo ideal es aplicar la crema hidratante para piel grasa después de la ducha. Tal como la crema facial hidratante, el uso de la crema corporal debe ser diario y constante para obtener resultados.

lifecell ordenar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.